abr 01

Cómo ser perfeccionista y no tener ansiedad

Cómo ser perfeccionista y no tener ansiedad

 

El ser perfeccionista es un rasgo de personalidad especialmente frecuente dentro de las personas que padecen ansiedad, y no es por casualidad, sino todo lo contrario, ya que el perfeccionismo es una de las mayores fuentes de angustia y estrés que nos podemos encontrar, siendo un rasgo completamente independiente de nuestras demandas del entorno.

¿El ser perfeccionista es heredado?

Dentro del campo de la psicología nunca podemos ser categóricos, pero en el caso del perfeccionismo así como el orden, los patrones de limpieza, etc… sí que encontraremos con mucha facilidad a un familiar con el mismo patrón de personalidad, perfeccionista, exigente, rígido o con un poco de cada. Es por ello que el perfeccionismo se considera que tiene un patrón de aprendizaje muy importante ya que se hereda de padres a hijos. Aunque no todos los hijos necesariamente deben ser perfeccionistas solo aquellos que tengan una personalidad concreta, más un estímulo contextual de orden, meticulosidad, o incluso de gran competitividad desarrollarán un estilo perfeccionista.

Ser perfeccionista y no tener ansiedad

Ventajas e inconvenientes del perfeccionismo

Ventajas:

  • †Me motiva a esforzarme para hacer bien las cosas.
  • †Hago un buen trabajo a veces y me siento satisfecho por ello.
  • †Se me valora el buen trabajo que hago.
  • †Me siento protegido de la crítica, el fracaso o la desaprobación si las cosas salen bien.

Inconvenientes:

  • †Gran ansiedad que me impide trabajar tan bien como puedo
  • †No corro riesgos y no hago errores necesarios para aprender
  • †Evito la crítica de los demás, la cual ayuda a mejorar
  • †Invierto demasiado tiempo
  • †Otros que no son tan perfeccionistas son igual de valorados
  • †Soy tan autocrítico que no disfruto de lo que hago bien
  • †Los errores me hacen sentir sin valor
  • †Me deprimo al no poder alcanzar la perfección
  • †Soy muy exigente con la gente y esto me hace estar más solo
  • †Problemas con otros por mi exigencia y críticas
  • †Los otros se sienten incómodos con la gente “perfecta”

Cómo ser perfeccionista y no tener ansiedad

El perfeccionismo y la ansiedad están íntimamente relacionados, veamos una serie de recursos para intentar ser un poco menos perfeccionista y controlar mejor nuestra ansiedad.

Limita tu tiempo

Uno de los mejores recursos para controlar el perfeccionismo es el saber planificarse, y especialmente realizar planificaciones a nivel temporal, no por objetivos. Es decir marcar cuánto tiempo tengo para realizar una tarea y respetar los horarios. Si yo tengo dos horas para realizar un informe lo haré en dos horas máximo, si por el contrario no me marco un tope temporal acabaré dedicando toda la tarde a hacer el informe y posiblemente parte de la noche.

Tiempo y perfeccionismo

Fracciona tus objetivos o metas

Otro de los principales problemas para las personas perfeccionistas es el marcarse objetivos muy grandes y ambiciosos y verlos como un único objetivo, cuando realmente ese objetivo se compone de muchos pasos intermedios que propiamente serían objetivos individuales. Por lo que al verlos todos juntos, la persona se angustia por sentir que no va a poder alcanzar su meta.

Márcate objetivos realistas

Uno de los errores más frecuentes es marcarnos metas u objetivos poco realistas, que van a exigirnos más tiempo del que disponemos y nos van a acabar frustrando puesto que nunca llegaremos a alcanzar nuestras metas. Si tienes dudas contrasta y pregunta al resto si creen que tu objetivo es demasiado ambicioso. Si más de una persona te dice que has apuntado muy alto quizás convenga revisar tus metas.

Delega responsabilidades y coordina

Quien mucho abarca poco aprieta. En muchas ocasiones vale la pena revisar un trabajo más que hacerlo todo uno mismo. Es muy importante saber trabajar en equipo y delegar las responsabilidades entre los diferentes miembros del equipo. Si sabes coordinar bien a tu equipo podrás alcanzar metas más grandes con mucho menos esfuerzo. Pero para ello deberás delegar y confiar en el resto. No creas que solo tu sabes hacer bien las cosas.

Objetivos realistas en el perfeccionismo

Dedícate un espacio para descansar a diario

Las personas perfeccionistas se van tensionando a lo largo del día. Es por ello que necesitan tener un espacio a diario para poder eliminar las tensiones y relajarse. Este tiempo debe estar programado e intentar ser respetado a diario ya que si no está programado acaba desapareciendo. Puede ayudar el pensar que una persona descansada es mucho más eficiente que una cansada. Si queremos hacer las cosas bien hemos de descansar.

Aprende de tus errores

Los errores nos hacen crecer, es una de las principales fuentes de aprendizaje. Nuestras experiencias tanto las exitosas pero especialmente en las que nos equivocamos y hemos de corregir van a hacernos avanzar. No estamos por encima del bien y del mal y como humanos que somos antes o después nos equivocaremos. Hemos de verlo como una oportunidad de crecer y aprender. De lo contrario nos bloquearemos y tendremos tanto miedo a hacer las cosas mal que nuestra ansiedad acabará por complicarnos mucho más la tarea en cuestión.

Esperamos que estos recursos os puedan ayudar.

 Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

ene 22

Miedo a volverme loco o enfermar

Miedo a volverme loco o enfermar

¿Por qué tengo miedo a volverme loco o enfermar?

El miedo a volverme loco o enfermar, es una de las preocupaciones más frecuentes dentro de los problemas de ansiedad. Está presente en personas con ataques de pánico, agorafobias, fobias de impulsión, hipocondría, en trastornos de ansiedad generalizada (TAG) y en algunos casos de trastornos obsesivos compulsivos (TOC).

Miedo a volverme locoEl miedo a volverse loco se fundamenta en que yo siento que no me encuentro bien, es evidente puesto que cada día que pasa voy sintiendo más ansiedad, y tengo la sensación que no lo puedo controlar, la ansiedad campa a sus anchas y no puedo hacer nada para detenerla. Por otro lado no entiendo por qué tengo tanta ansiedad, parece ser desmesurada e injustificada, lo que viene a ser un síntoma claro de que me pasa algo…”¿No me estaré volviendo loco?”

El miedo a volverse loco es un poco “cajón de sastre” es decir, al no estar definido, porque nadie puede aclarar qué es volverse loco: perder el control? enfermar? pero qué enfermedad? tener ansiedad?, encontrarse mal? por lo que todo vale, yo me encuentro mal y esto cada vez empeora y al no ser algo físico medible y cuantificable al ser psicológico nuestra mente utiliza este recurso: “pues me estaré volviendo loco, porque no sé qué me pasa”.

En muchos casos el miedo a volverse loco está asociado a perder el control, que uno no sea dueño de su cuerpo ni de sus actos. Estos temores son especialmente frecuentes dentro de las fobias de impulsión, donde con facilidad la persona teme perder el control y acabar haciendo daño a sus seres queridos.

En un segundo plano la persona necesita saber más y comienza a navegar por la red, preguntar a conocidos, llamar a una consulta, o solicitar información en un foro o blog, a ver si alguien arroja un poco de luz, y es en ese momento cuando los miedos hipocondríacos a poder tener una enfermedad u otra se disparan. La persona consulta, mira, pregunta y vuelve a consultar teniendo más ansiedad tras cada búsqueda y mirando de confirmar sus temores.

¿Cómo controlar el miedo a volverme loco o enfermar?

El miedo a volverme loco o poder enfermar se alimenta principalmente de la ansiedad  y el estrés, y se va retroalimentando por las conductas de comprobación o chequeo. Cada nueva búsqueda por internet, consulta en un foro, conjuntamente con el malestar derivado de la ansiedad que la persona tiene mientras está consultando hace que los miedos se disparen aún más y tengamos más ganas de confirmar o refutar un posible diagnóstico o explicación a nuestra ansiedad. En consecuencia cuanto más consultamos más ansiedad acabamos teniendo.

Ante esta situación lo más recomendable es iniciar un programa para reducir mi ansiedad. Ya que si conseguimos reducir nuestros niveles generales de ansiedad, el miedo a poder padecer una enfermedad o a que me esté volviendo loco se verá reducido drásticamente.

Veamos una serie de recursos o recomendaciones para reducir  nuestra ansiedad general

  • Practicar deporte de forma regular (mínimo un par de veces por semana)
  • Asistir a clases de Yoga, Tai-Chi, Pilates, etc…
  • Dedicar una hora al día a una actividad ociosa que nos gratifique, (lectura, videojuegos, salir, compras, paseos, quedar con amistades, tocar un instrumento…)
  • Reducir el tiempo y esfuerzo dedicado a buscar por internet problemas similares o posibles diagnósticos
  • Llevar una vida social lo más activa posible
  • Evitar tener horas libres “muertas” o el aburrimiento
  • Aprender técnicas de relajación y respiración

Esperamos que podáis comenzar a controlar vuestra ansiedad.

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

nov 18

Cómo funcionan los ansiolíticos

Cómo funcionan los ansiolíticos

Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios  (OCU) en algún momento de su vida, de cada 10 españoles cuatro han tomado ansiolíticos. En el caso de las mujeres cinco, la mitad de la muestra, es decir el 50% de la población. Y a principios de este año 2013 se estimó que cerca del 29% de la población general había tomado medicamentos para controlar la ansiedad, los conocidos ansiolíticos, o Benzodiacepinas. Con estos datos nos damos cuenta que los ansiolíticos son de los medicamentos más prescritos por los facultativos y más consumidos por los usuarios, aunque muchas veces los tomamos y no tenemos del todo clara su efectividad, pero como nos encontramos tan mal, no nos preguntamos demasiadas cosas. Nos tomamos la pastillita y como al poco notamos una sensación relajante… uff ya pasó todo.

Cómo funcionan los ansiolíticos

Veamos unas cuantas cuestiones acerca de los ansiolíticos:

  • ¿Qué son los Ansiolíticos?
  • ¿Cómo actúan en nuestro organismo?
  • ¿Los ansiolíticos curan los trastornos de ansiedad?
  • ¿Pueden empeorar mis problemas de ansiedad?
  • ¿Qué efectos secundarios tienen?
  • ¿Durante cuánto tiempo podemos tomarlos?
  • ¿Tendré problemas para dejar de tomarlos?

Qué son los ansiolíticos

Los ansiolíticos o tranquilizantes son un fármaco depresor del sistema nervioso central con el objetivo de disminuir o eliminar los síntomas de la ansiedad. Existen ansiolíticos con un efecto más sedante o hipnótico que otros y en función de esta capacidad se administran como fármacos para poder dormir o como fármacos para combatir la ansiedad. Algunos ejemplos de ansiolíticos son: Diazepam, Tranxilium, Alprazolam-Trankimazin, Lexatin. Y con efecto sedante: Noctamid-Lormetazepam, Etumina,  Loracepam-Orfidal, Sedotime.

Cómo actúan en nuestro organismo los ansiolíticos

Como ya hemos comentado los ansiolíticos actúan como un depresor de nuestro sistema nervioso central, por lo que su función es que el sistema nervioso central reduzca y enlentezca sus funciones y ritmo, pero qué funciones controla el sistema nervioso central?. No nos extenderemos mucho, pero hemos de saber que el sistema nervioso central se compone del encéfalo (Cerebro, Cerebelo y tallo encefálico) y la médula espinal. Y que el sistema nervioso central atiende y satisface las necesidades vitales y da respuesta a los estímulos. Ejecuta tres acciones esenciales, que son:

  • La detección de estímulos
  • La transmisión de informaciones
  • La coordinación general.

Por lo que nos podemos hacer una idea de qué nos ocurre cuando nuestro sistema nervioso se enlentece debido a un ansiolítico. Claro que la ansiedad desaparece, pero porque muchas otras funciones se reducen considerablemente. Por ello no podemos conducir bajo los efectos de un ansiolítico, debido al elevado riesgo de accidente, ya que nuestras reacciones ante estímulos, cómo recibimos la información y nuestra coordinación general está enlentecida.

¿Los ansiolíticos curan los trastornos de ansiedad?

La respuesta a esta pregunta puede generar mucho debate pero es muy clara. Los ansiolíticos no curan los trastornos de ansiedad. Leyendo qué son los ansiolíticos y viendo cómo actúan nos queda claro que los ansiolíticos abordan el síntoma (por no decir todo el organismo) y lo hacen de una manera temporal, mientras duren los efectos del fármaco. Los ansiolíticos en ningún caso van a hacer que ante determinadas situaciones deje de tener ansiedad, o que entienda por qué padezco ansiedad en momentos que no debería.

Con esto no queremos decir que los ansiolíticos sean completamente ineficaces, sino que hemos de saber cuál es su función y su efecto temporal. Dentro de los tratamientos psicológicos en ocasiones los ansiolíticos se usan a dosis reducidas para que la persona aprenda a manejar mejor sus síntomas ansiosos, ya que cuando padecemos un nivel de ansiedad muy elevado nos bloqueamos y no sabemos actuar. Pero una vez la persona ya ha aprendido sus propios recursos para manejar y controlar la ansiedad los ansiolíticos se retiran puesto que no hacen falta, yo mismo he aprendido a regularme.

Los ansiolíticos no curan la ansiedad

¿Los ansiolíticos pueden empeorar mis problemas de ansiedad?

Desgraciadamente en muchas ocasiones así es, acaban cronificando la ansiedad. Es por ello que se debe hacer un uso muy controlado tanto por el psiquiatra como por el psicólogo que deben ir coordinados en el tratamiento de los trastornos de ansiedad. La ansiedad es una respuesta fisiológica de nuestro organismo que siempre tendremos, como la respuesta de tengo hambre o sueño, por lo que no se puede eliminar, aunque sí controlar, de la misma manera que escogemos a qué hora comemos.

El problema de la ansiedad es que se alimenta de nuestros miedos y pensamientos y si al mínimo síntoma de ansiedad tengo que recurrir a una pastilla lo que estoy haciendo es sensibilizarme a los síntomas de la ansiedad. Por lo que cada vez tolero menos la ansiedad, no puedo sentir ni un poquito de ansiedad, de lo contrario me alarmo y se me dispara la ansiedad.

¿Qué efectos secundarios tienen los ansiolíticos?

Es conveniente mirarse el prospecto de cada uno de ellos puesto que pueden variar entre sí, pero uno de los efectos más comunes que comentan las personas que han estado medicándose con ansiolíticos son los problemas de memoria, también generan sueño, enlentecimiento motor y cognitivo, en raras ocasiones disminución de la líbido o impotencia, y en otros casos aumento de peso, aunque el efecto secundario más peligroso es el potencial adictivo del fármaco, ya que nuestro cuerpo adquiere una elevada tolerancia y cada vez necesitamos más dosis del ansiolítico para notar los efectos de éste.

Cuanto tiempo puedo tomar ansiolíticos

¿Durante cuánto tiempo podemos tomar ansiolíticos?

No es recomendable estar más de ocho semanas tomándolos ya que como hemos comentado tienen un fuerte componente adictivo, y si prolongamos su toma deberemos aumentar la dosis para obtener el mismo efecto y cada vez necesitaremos más y más. Por eso es tan importante la supervisión de un especialista, para que tomemos el fármaco mientras estamos realizando un tratamiento psicológico y así luego lo podamos dejar.

¿Puedo tener problemas para dejar de tomar ansiolíticos?

Según el mismo estudio de la OCU en el que veíamos que durante el último año hasta un 29% de la población ha tomado ansiolíticos, revela que  el 38% tiene dificultades para dormir tras dejar de tomar ansiolíticos y a un 37% les aumenta la ansiedad.

Tras el abandono de la medicación es frecuente poder sentir a nivel físico: mareos, vértigos, temblores… y a nivel psicológico un aumento temporal de la ansiedad, irritabilidad, insomnio

Por lo que queda claro que el dejar este tipo de medicación ha de hacerse bajo una correcta supervisión y nuevamente nos vuelve a plantear la idoneidad de su uso, ya que comporta tener muchos elementos bien claros y controlados.

Si estáis tomando medicación, tenéis dudas sobre la ansiedad, sus tratamientos, cómo funciona un fármaco, etc. Preguntarnos lo que deseéis en la sección de asesoramiento gratuito o simplemente déjanos un comentario.

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830. Más información en:  tratamiento-ansiedad-depresion.com

oct 11

¿No me quedo embarazada, por qué?

¿Por qué no me quedo embarazada?

En los últimos tiempos han aumentado considerablemente los casos de mujeres que desean quedarse  embarazadas pero tardan demasiado tiempo y este proceso acaba generando un desgaste enorme para la pareja, problemas de ansiedad y estrés. Veamos qué factores intervienen en este proceso y qué es lo que podemos hacer para aumentar la probabilidad de quedarse embarazada.

Factores que intervienen en el proceso de quedarse embarazada

Uno de los factores más importantes es la edad de inicio en la búsqueda de quedarse embarazada, el reloj biológico no se detiene y conforme avanza la edad de la mujer las probabilidades de que se quede embarazada disminuyen. Por otro lado en el caso del hombre la calidad de su semen también va decreciendo conforme envejece.

Estadísticamente los datos son los siguientes: sobre los 20 años de edad una mujer tiene el 25% de probabilidades de quedarse embarazada en sus días fértiles, mientras que a los 30 años ha disminuido al 15% y más allá de los 35 años la probabilidad será entre un 7% y un 8%. A partir de los 38 años en adelante es realmente complicado que una mujer se quede embarazada, estaríamos sobre el 3% de probabilidades en sus días fértiles.

no me quedo embarazada

El estilo de vida de la madre es otro factor decisivo para poder quedarse embarazada, hemos de evitar el alcohol, tabaco, sobrepeso u obesidad son factores que van a influir de forma negativa. Evidentemente el consumo de drogas u otras sustancias tóxicas también se debe evitar.

Es recomendable realizar una visita previa con el ginecólogo para realizar una revisión general y poder descartar posibles problemas que puedan interferir en la fertilidad de la madre como infecciones, enfermedades, problemas en el útero… y es muy probable que le recete un suplemento de ácido fólico (generalmente recomendado para el buen desarrollo del bebé).

Ansiedad y estrés son dos de los elementos más nocivos para la fertilidad. Desde el momento en que la pareja decide tener hijos pasan varios meses, y conforme van pasando los días la pareja cada vez se impacienta más. Comienzan a aparecer los nervios, preocupaciones y la ilusión inicial se convierte en tensión. Y generalmente por desgracia coincide que no paramos de escuchar a parejas y amigas que se han quedado embarazadas, y resulta que empezaron mucho más tarde. En ocasiones se convierte en una verdadera obsesión y a la mujer le cuesta pensar en otra cosa que no sea por qué no me quedo yo. En estos casos es muy importante poder calmarse y hacer un parón ya que la propia obsesión por quedarse embarazada está interfiriendo de forma directa a su fertilidad generando un círculo vicioso muy complicado de detener.

Consejos para quedarme embarazada

Cuándo mantener relaciones: Escoger adecuadamente el periodo más fértil, para ello debemos reconocer el periodo de ovulación. La ovulación se produce en los días centrales del ciclo menstrual que dependiendo de la mujer dura entre 23 y 35 días. Por lo que si tomamos el primer día de la menstruación la ovulación se realiza entre el día 12 y el 16 de cada ciclo menstrual.

No obsesionarse con  las relaciones sexuales pero tampoco dormirse, dentro del periodo fértil es recomendable a diario o cada dos días, y fuera de este periodo nos podemos relajar, aunque no es recomendable que pasen más de 7 días ya que la calidad de los espermatozoides decae.

Paciencia, hay parejas que a la primera lo consiguen mientras que otras tardan dos años, no por hacerlo más e insistir lo conseguiremos antes, vale más la pena hacerlo con cabeza y planificación.

Actividades agradables y en pareja: La concepción es un proceso mágico que hay que vivir y disfrutar, es un momento a compartir con la pareja, y marcará un cambio en sus vidas, por lo que hay que cuidar esta fase de la relación y vivirla al máximo. Además de querer tener un hijo la pareja se quiere, ha establecido un compromiso, y programado un proyecto de vida conjunto, hay muchos motivos de celebración y no nos hemos de centrar únicamente en la fecundación. Es importante salir a cenar, pasear, ver un espectáculo, cine, vacaciones….Vamos a acercarnos más a nuestra pareja sin pensar solamente en tener un hijo.

Qué hacer si nada funciona

Si a pesar de haber intentado todo, seguir los consejos para facilitar el embarazo, mantener relaciones en los días fértiles, habéis pasado más de un año intentándolo y no habéis tenido éxito es hora de consultar con un  especialista.

Si la mujer ya se hizo la prueba ginecológica previa para descartar problemas de fertilidad, ahora es el momento que el hombre también se la haga y en el caso de que uno de los dos presente dificultades o complicaciones en relación a la fertilidad, no hay que dudarlo, tendréis que poneros en manos de especialistas de reproducción asistida. Existen muchos avances en este campo, desde medicación que puede estimular la ovulación, hasta fecundación in vitro.

En caso que no existan problemas físicos asociados a la fertilidad y que llevéis más de un año intentándolo sin éxito también sería recomendable que consultarais con un psicólogo, ya que como hemos comentado con anterioridad, estrés y ansiedad son dos factores claves de interferencia, que generan desánimo, apatía y en muchos casos desesperación en relación a poder quedarse embarazada. Está demostrado que mujeres que han aprendido a controlar su estrés y su ansiedad se han podido quedar embarazadas al poco tiempo de controlar su entorno estresante.

Otra opción es seguir intentándolo, ya que a veces nos agobiamos con las prisas y poder tardar dos años también es normal en algunas parejas. Hay un 90% de probabilidades de quedarse embarazada en un año, por lo que vale la pena intentarlo otro no?. Aunque si nos estamos angustiando mucho, o el tiempo va en nuestra contra porque ya nos hacemos más mayores y nuestra fertilidad se verá afectada, vale la pena acudir a un especialista.

Desde Tratamiento Ansiedad Depresión os deseamos mucha suerte a todas las parejas que lo estén intentando. Ánimo.

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

 

jul 30

Cómo recuperar la confianza en uno mismo

Recuperar la confianza en uno mismo

La confianza es uno de esos conceptos abstractos que todos conocemos muy bien, sabemos que consiste en la seguridad que tenemos en otra persona, en uno mismo o en algo externo, pero que nos resulta muy complicado de modificar. ¿Cómo vuelvo a confiar en mi pareja? ¿Cómo puedo recuperar la confianza en mí mismo, si me siento tan inseguro? ¿Cómo me voy a fiar de la gente, si tanto me han fallado?

Todos conocemos ese dicho que la confianza cuesta mucho de ganar y se pierde muy fácilmente, por lo que es algo que hemos de cuidar mucho, ya que nos va a aportar más que no restarnos en nuestro día a día. No hay nada tan valioso como confiar en mi entorno y por supuesto confiar en uno mismo, gracias a ello tendremos la seguridad para afrontar todas las adversidades que nos vayamos encontrando.

¿Cómo ganamos confianza?

Mucho me temo que sólo hay una manera de ganar confianza, apostar y arriesgarse a que algo no sea seguro o nos pueda decepcionar, pero no hemos de ver únicamente el lado negativo, como en toda apuesta podemos perder, pero también ganar, y la seguridad, la tranquilidad en otros o en uno mismo no tiene precio, ni se vende en las farmacias. Por lo que esta inversión de riesgo ofrece muchos beneficios, ahora bien, no podemos hacerlo a lo loco ya que a la segunda o tercera vez que perdamos la confianza nos costará mucho más volver a recuperarla.

 La confianza en uno mismo

5 Consejos para recuperar la confianza en uno mismo

1) Mis capacidades

En muchas ocasiones nos centramos en aquello que no tenemos, eso otro que no sabemos hacer, soy torpe con… Y nos olvidamos por completo que se me da especialmente bien esto, o que cuando me pongo a hacer aquello todo el mundo se queda boquiabierto. Céntrate un minuto y piensa en qué destacas, qué se te da realmente bien? hoy es un buen día para practicarlo.

2) Mi imagen

Cuánto hace que no sales de compras, vas al peluquero o a un centro de estética. ¿No te aburre verte siempre con lo mismo en el espejo? Nos hemos propuesto recuperar la confianza, pero para ello necesitamos vernos guapos y atractivos. Sal de compras, arréglate.

3) Mis logros

Empieza a repasar todas las cosas que has conseguido este año, tanto materiales como afectivas o sociales. No pares de marcarte nuevas metas u objetivos, pero han de ser tus metas, no las del vecino o las que otra persona ajena te imponga, aquí mandas tú, y cada vez que los consigas prémiate, celébralo, lo has conseguido gracias a tu esfuerzo y constancia. ¿Cómo no vas a confiar de alguien que logra sus metas?

4) Mis amistades

Rodéate de tus amistades, si ellos confían en ti será porque eres una persona muy válida, aunque en estos momentos no puedas ser del todo consciente. Estar con tus amigos te hará recordar por qué quieren estar contigo, y por qué tú quieres estar con ellos, echaros unas risas y divertiros un rato. Si eres persona de pocas amistades, ahí va el reto del día: proponte conocer y hablar con una persona con la que no hayas hablado todavía, da igual quien sea, el del bar, la vecina, saluda a esa chica del gimnasio, o sal a pasear al perro con ganas de conocer más gente que pasee sus perros.

5) El deporte

Tan importante como el respirar. Haciendo deporte generaremos endorfinas, quemaremos nuestra adrenalina y nervios de más, tendremos oportunidad de conocer gente nueva y cuidaremos nuestro físico una parte vital para sentirnos bien con nosotros mismos. Ponte pequeños objetivos, desde ir un par de días al gimnasio por semana, a apuntarte a esa clase dirigida que tanto te gusta pero crees que todavía no tienes el nivel. y cuando lo hagas prémiate, lo has conseguido!

Si a pesar de los anteriores consejos siente que no puede mejorar su confianza o que tiene demasiadas dificultades para conseguirlo no dude en buscar ayuda. No tenga ni miedo ni vergüenza de visitar a un psicólogo. El psicólogo le ayudará en su caso particular y le dará pautas para ir progresando poco a poco hasta finalmente volver a confiar en usted.

 Profundiza un poco más en este tema con esta pregunta de la sección de asesoramiento gratuito.

manda-tu-consulta

6 Claves para recuperar la confianza en uno mismo

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

 

jun 27

El impacto de las apuestas online en el juego patológico

Las apuestas online y el juego patológico

El juego patológico ya se definió en 1980 en el DSM III( Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), en ese momento el juego patológico se clasificó dentro de los trastornos del control de los impulsos. Al Jugador patológico se lo define como una persona que se caracteriza por “la incapacidad crónica y progresiva de resistir los impulsos de participar en juegos de azar o apuestas,  y esta actividad pone en riesgo los objetivos familiares, personales y vocacionales

Tras 23 años el nuevo DSM-5 ha optado por incluir al juego patológico dentro de la categoría de trastornos adictivos debido a las múltiples similitudes entre ambas patologías como la incapacidad para dejar de realizar la conducta ya sea el consumo o el juego, a pesar de los múltiples intentos por dejarlo o de los problemas psicosociales que le esté causando, por otro lado cada vez necesita más realizar la conducta (tolerancia).

Juego patológico y apuestas online

Hace dos años que se aprobó en nuestro país la Ley de Ordenación del Juego, la cual reguló las apuestas online. En sólo un año los operadores de juego en red han proliferado de manera exponencial existiendo unos 44 activos en la actualidad,  para las diferentes modalidades de juego: póker, bingo, juegos de casino, apuestas… pero de la misma manera que ha aumentado las ofertas de juego online el juego patológico también se ha multiplicado en un año. Por poner un ejemplo cercano: La unidad de juego patológico del Hospital de Bellvitge ha registrado un aumento del 13,1% de las consultas por adicción asociadas a los juegos de azar en internet.

Y no solamente ha aumentado el porcentaje de juego patológico, sino que con la modalidad online se está creando un nuevo perfil de jugador patológico, el cual tiene una edad de inicio entorno los 15 años  en el caso de los hombres y en el de las mujeres el inicio es más tardío, entre los 35- 40. Estos modelos sustituyen al antiguo jugador patológico que era una varón entre unos 30 y 40 años de edad que jugaba para ganar dinero o recuperar lo perdido.   El perfil del joven actual que juega online se basa en la evasión, dejando de lado su realidad cotidiana, familia, estudios o amistades.

Juego patológico online

Factores que convierten el juego online más peligroso y adictivo que el presencial

Si comparamos ambas modalidades de juego (presencial y online), numerosos estudios han hallado mayores niveles de riesgo de problemas de juego patológico entre jugadores online en comparación con la modalidad presencial. Veamos tres aspectos claves para este mayor riesgo por parte del juego online.

  1. La accesibilidad: No cabe ninguna duda que el juego online es mucho más accesible que le presencial, en la actualidad se puede jugar online desde cualquier móvil las 24h del día. Por lo que una mayor accesibilidad produce un mayor número de jugadores.
  2. El poder adictivo de los diferentes juegos: En el mundo online es mucho más sencillo modificar diferentes variables que aumentan considerablemente el poder adictivo del juego, como la estimulación visual y sonora tan atractiva que nos llama la atención, los mecanismos para generar la ilusión de control dentro de los juegos son mucho más sofisticados, la posibilidad de jugar en solitario, o de realizar apuestas bajas, o que haya muy poco tiempo de espera entre juego y juego son elementos que claramente potencian la adicción
  3. La privacidad: Éste es otro de los factores que ayuda a aumentar los problemas de juego. El hecho de no tener que preocuparse por lo que puedan pensar los demás sobre a qué estoy jugando, cuánto dinero me estoy gastando y cuánto tiempo llevo jugando hace que la persona se sienta más cómoda para seguir jugando.

Conclusiones sobre el juego patológico y las apuestas online

Hemos visto que el juego online es más accesible, está mejor creado a nivel de factores adictivos, visuales, de control, ritmo… y nos ofrece una privacidad absoluta. Estos elementos general un caldo de cultivo muy peligroso para el juego patológico, y pese a que todavía llevamos poco tiempo con el juego online legalizado en nuestro país el pronóstico no puede ser peor, y la falta de campañas de concienciación de los riesgos del juego online provocan que cada vez las edades de inicio sean más tempranas. Y no sólo eso sino que nos vemos con un bombardeo constante de publicidad tanto online cono en los medios sobre los nuevos juegos online que aparecen. Estamos en un momento clave para la concienciación de los riesgos que el juego online puede generar pero parece ser que hay demasiado dinero por medio y nuevamente la salud queda relegada en un segundo plano.

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

jun 04

Ansiedad en las redes sociales

Ansiedad en las redes sociales

 

Es un hecho innegable que las redes sociales han marcado un antes y un después en la vida de las personas, los medios de comunicación e internet.  antes de nada veamos unos datos … cada segundo se producen 9.000 comentarios en Twitter y se registran 140.000 nuevas cuentas cada día, Facebook posee quinientos millones de usuarios que generan cuatro mil millones de mensajes, por otro lado, en Youtube se suben 72 horas de vídeo al minuto. Todas estas cifras lo que nos muestran es el impacto social que estas nuevas redes de comunicación están causando en la población.  ¿Pero qué hacemos con toda esta información que está a nuestro alcance? ¿Cómo gestionamos tanta información y qué impacto nos acaba causando?

La privacidad en las redes sociales

Éste es uno de los aspectos más importantes y que más controversia está generando desde que aparecieron. ¿Lo que yo cuelgo en la red quién lo ve? ¿Cómo funcionan los filtros de privacidad, qué pasa si yo quiero borrar algo? Facebook varias veces ha cambiado sus políticas de privacidad, y no hemos de olvidar que funciona bajo la legislación de Estados Unidos que no es la misma que existe en el resto del mundo. Sabemos realmente el alcance de nuestra información publicada? nos sentimos seguros, o simplemente miramos de no pensar en ello.

La ansiedad en las redes sociales

Cómo las redes sociales son fuente de ansiedad

En muchos casos las redes sociales han pasado de ser una fuente de distracción y contacto social a una fuente de estrés y control social. En ocasiones porque hemos subido a la red demasiada información personal y nos damos cuenta demasiado tarde que a personas a las que no nos interesaba llegar les hemos dado información personal nuestra que nos pone en apuros. Comienza a ser una norma que directores de departamento en grandes empresas saben qué han hecho sus trabajadores el fin de semana, ya que esa información la han colgado libremente los mismos trabajadores.

Por otro lado hay el perfil de persona más ansiosa y controladora que es “adicta” a saber qué hacen sus conocidos, y en concreto la pareja, con quién habla? quién es el que le ha Twitteado, porqué has comentado esto u lo otro? Personas que entran en la cuenta de la pareja para “vigilar” el uso de la red social que está haciendo, o para saber qué amigos tiene…el claro ejemplo lo tenemos tras las rupturas de pareja, en las que las redes sociales se convierten en una herramienta para dañar al otro.

También nos podemos encontrar con el perfil más impulsivo de usuario de las redes sociales, el cual en una arrebato de ira, angustia o simplemente enfado Twittea un comentario o una opinión personal que acaba expandiéndose por la red como la pólvora, especialmente si es un personaje público, en estos casos una mala actuación acaba generando muchos problemas a la persona, y por muchas rectificaciones y disculpas que pueda comentar a posteriori el daño en la red ya está hecho.

Atrapados en la red

Aquí os dejamos un fragmento del programa Caçatuits de UPF.radio “Atrapados en la Red” dedicado especialmente a las redes sociales y los peligros de privacidad de las redes. En la entrevista participa brevemente Rubén Blasco, director de los  centros Tratamiento Ansiedad Depresión y Psicólogo especialista Barcelona,. Espero que os interese.

Rubén Blasco, Psicólogo Colegiado Nº 14830.  Más información en: tratamiento-ansiedad-depresion.com

Entradas más antiguas «